February 19, 2014

No necesito recompensa

JUSTO PUEDO RELATAR UNA ANÉCDOTA QUE OCURRIÓ EN ESTOS DÍAS. UN SEÑOR PERDIÓ SU CELULAR, MUY VALIOSO PARA ÉL, YA QUE LO USABA PARA TRABAJAR Y ALLÍ ESTABAN REGISTRADOS TODOS SUS CONTACTOS. LO DEJÓ OLVIDADO EN UN TAXI. OFRECIÓ 4000 PESOS DE RECOMPENSA POR RADIO. LA PERSONA QUE LO ENCONTRÓ DEVOLVIÓ EL CELULAR Y NO QUIESO ACEPTAR LA RECOMPENSA.